"Peores que los burkinis de tela son los burkinis mentales" Andrés Herrero

¿Cuál es el origen del coronavirus?

Vicky Peláez, Hispantv, Astillas de Realidad, Univisión, Efe|16/03/2020

El hecho objetivo de que el COVID-19 fuese “detectado” por primera vez en el mercado de mariscos de Wuhan, ¿significa que “nació” también en ese lugar?

El equipo científico que anunció el 7 de febrero que el nuevo coronavirus había pasado de murciélagos a personas a través del consumo de un mamífero autóctono: el pangolín, ha tenido que retractarse después de que un exhaustivo análisis genético demostrara que dicha criatura no pudo infectar a ningún ser humano.

Se dijo que el  Covid-19 provenía de los murciélagos porque tiene parte de coronavirus de murciélago y parte de coronavirus del SARS en su estructura. Para ser más precisos, que se trataba de una hibridación entre el coronavirus del SARS y un tipo de coronavirus de murciélago, pero un estudio científico sobre el terreno efectuado por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID, y  supervisado por la facultad de ciencias de Wuhan, demostró que eso no es posible que un murciélago infecte a un humano con este tipo de virus.

Los murciélagos constituyen reservorios naturales de coronavirus, pero para que puedan originar el Covid-19, se necesita otra especie que actúe como puente entre los murciélagos y las personas, tal y como ocurrió con el SARS en 2002, y el MERS en 2012. Con el SARS, se considera que fue una civeta de las palmeras, en la que se detectó un coronavirus idéntico en un 99,8% al que infectó a los humanos, y en el del MERS, dromedarios. Algo que en este caso no se ha encontrado.

Sin embargo, sabemos que en el año 2014, el equipo de virólogos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, insertó una proteína de un coronavirus de murciélago chino en un virus SARS y lo hibridó, probando a ver si podía infectar las células del tracto respiratorio humano, obteniendo un resultado positivo.

Así pues, mientras que no existe ni una sola prueba de que los coronavirus de murciélago hayan sido transmitidos de forma natural a los seres humanos, sí  la hay de que se han combinado artificialmente en laboratorio con el SARS para crear un nuevo virus capaz de infectarlos.

Esa es la realidad. Estamos ante una epidemia que además de acabar con la vida de ancianos y personas con salud frágil, afecta más a los hombres (60%) que a las mujeres (40%) pudiendo dañar sus testículos y causando infertilidad masculina, como indica un estudio dirigido por el equipo de investigación de Li Yufeng, profesor del Centro de Medicina Reproductiva de Wuhan.

A pesar de todo ello,  EEUU no ha dudado en calificar la actual pandemia como el  “coronavirus de Wuhan”, adjudicando su autoría a China, como hizo antes con la “gripe española”, que azotó al mundo entre 1918 y 1919, y que procedente en su país, fue esparcida en Europa por los soldados que envió a luchar allí durante la I Guerra Mundial.

Ahora China intenta esclarecer de manera rigurosa y profesional lo sucedido.  Y, aunque resulte prematuro y aventurado sacar conclusiones definitivas, algo se va vislumbrando, y todos los indicios apuntan en otra dirección.

Según informa Larry Romanov, experto de la Universidad de Fudan, con sede en Shanghai, junto con diversos medios chinos y japoneses, cada vez parece más probable que el coronavirus surgiese en otra parte y comenzase a extenderse después del brote de Wuhan.

Aunque aún no lo ha confirmado de manera oficial, China apunta a que el origen del COVID-19 se encuentra en los Juegos Militares Mundiales que hubo entre el 18 y 27 de octubre de 2019, en la ciudad de Wuhan, y durante cuya celebración, en la que participaron 9.603 deportistas de 104 países, varios estadounidenses enfermaron y fueron hospitalizados con «una extraña neumonía».

Los investigadores chinos creen que los portadores originales trasmitieron el virus a los trabajadores y vendedores del mercado de mariscos, y ellos a los compradores, iniciándose así la cadena de transmisión de la enfermedad. De su análisis, se desprende que los primeros contagios por el coronavirus comenzaron a principios de noviembre nada más finalizar los Juegos Mundiales Militares. Además han identificado todas las variantes mutadas del virus recogiendo muestras de su genoma en los cinco continentes.

El Dr. Pan, un afamado virólogo de Taiwan, describió el 9 de febrero en su intervención en televisión los 5 haplotipos (familias) y diagramas de flujo de los cambios genéticos del COVID-19, y cómo se relacionan entre sí; que cepa debe haber llegado antes que otra, y cómo una derivó en otra, del mismo modo que el número 3 sigue en orden al 2; señalando que sus análisis muestran que la variedad que infecta a Taiwán sólo existe en Australia y en los EEUU, y que, como Taiwán no fue infectado por los australianos, solo puede haberlo sido desde EEUU.

La lógica indica que el territorio con la mayor diversidad de variedades del virus debe ser la fuente original, porque una cepa no puede surgir de la nada. Y sólo los EEUU poseen las 5 familias del virus (mientras que Wuhan y la mayor parte de China sólo tienen una, al igual que Taiwán, Corea del Sur, Tailandia, Vietnam, Singapur, Inglaterra, Bélgica y Alemania).

Corea y Taiwán presentan un tipo de coronavirus diferente del de China, lo que explicaría su tasa de mortalidad inferior, de tan sólo 1/3 de la suya. Por su parte, Irán e Italia acaban de descifrar el genoma del tipo de Covid-19 prevalente en su país y han descubierto que es diferente del de China, lo que significa que procede necesariamente de otra fuente. La variedad de Italia tiene aproximadamente la misma tasa de mortalidad que la de China, tres veces mayor que la de otras naciones, mientras que la de Irán parece ser la más letal, con una tasa de mortalidad de entre el 2% y el 5%.

El experto confirmó que en Estados Unidos se produjeron en octubre de 2019 más de 200 casos de «fibrosis pulmonar» que provocaron la muerte de los pacientes, pero que no se correspondían con los síntomas habituales de la fibrosis pulmonar, y para los que no se encontró la causa. Cuando el Dr. Pan advirtió a las autoridades sanitarias de EEUU que podían ser debidas al coronavirus, éstas respondieron culpando de esas defunciones a los «cigarrillos electrónicos».

Los medios de comunicación occidentales han hecho creer a la mayor parte del mundo que el coronavirus se propagó a las demás naciones desde China, pero ahora se ha comprobado que eso no solo es erróneo, sino falso.

El pasado 11 de marzo, Robert Redfield, director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, confesó que algunos de los fallecidos en el país norteamericano por gripe común fueron diagnosticados más tarde como casos de coronavirus. Sólo entre septiembre de 2019 y febrero de 2020 se atribuyeron más de 20.000 víctimas mortales  a la gripe común, cuya causa real se desconoce, porque la Administración Trump se niega a examinarlas y oculta los resultados.

Expertos estadounidenses han reconocido asimismo que algunos pacientes locales se han contagiado con el COVID-19 por razones desconocidas,  sin haber viajado a los países epicentro de la epidemia, ni haber tenido contacto alguno con personas infectadas.

De hecho, en septiembre de 2019, algunos japoneses que viajaron a Hawai, regresaron a casa infectados: personas que no habían estado en China. Algo que ocurrió 2 meses antes de que comenzara la epidemia en Wuhan, y poco después de que el CDC cerrara repentinamente el laboratorio de armas biológicas de Fort Detrick, alegando que sus instalaciones no eran lo suficientemente seguras para evitar la pérdida de patógenos. No olvidemos que, entre 1990 y 2018, el Pentágono, ha invertido más de 100.000 millones de dólares en armas biológicas.

El coronavirus tiene todo el aspecto de ser un virus manipulado genéticamente por la mano del hombre.

Bienvenidos a la era del bioterrorismo global.

(Extracto. Adaptación libre)


Imágenes: cadenapolitica.com|cotilleando.com|cdc.gov|sp.deposit.photos.com|foxbaltimore.com

Fuentes: https://www.hispantv.com/noticias/opinion/451485/eeuu-china-coronavirus-covid19-guerra-biologica

http://astillasderealidad.blogspot.com/2020/03/la-terrible-verdad-detras-del.html

https://www.eltiempo.com/mundo/asia/coronavirus-podria-causar-infertilidad-en-los-hombres-471910

https://www.cotilleando.com/threads/coronavirus.136901/page-1241#post-9499114

https://translate.google.it/translate?hl=es&sl=zh-TW&u=https://www.ponews.net/health/5d1o1wc4b1.html&prev=search

https://okdiario.com/deportes/china-senala-eeuu-juegos-mundiales-militares-origen-del-coronavirus-5301848

http://spanish.xinhuanet.com/2020-03/13/c_138871572.htm

https://www.univision.com/local/los-angeles-kmex/20-000-muertes-relacionadas-con-la-influenza-y-mas-de-100-fueron-ninos-en-lo-que-va-de-la-temporada-en-eeuu

https://mundo.sputniknews.com/firmas/202002131090460452-cientificos-el-coronavirus-seria-un-arma-de-guerra-biologica/

Video del Dr. Pan: http://f.video.weibocdn.com/0037nkTFgx07BjhpKlkc01041201ivPj0E010.mp4?label=mp4_hd&template=856×480.25.0&trans_finger=62b30a3f061b162e421008955c73f536&Expires=1584356397&ssig=R3mD%2FKcsEk&KID=unistore,video

https://m.weibo.cn/status/4477008216030027#&video

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.