"Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan" Henry Ford

Homo Sociabilis contra Homo Insolidarius

Jorge Riechmann eldiario.es|24/06/2015

economiaparatodosnetA pesar de los denodados esfuerzos del capitalismo por transformarnos en Homo Economicus, básicamente seguimos siendo Homo Socialis, lo que tiene enormes implicaciones en todos los aspectos de nuestras vidas especialmente en lo que afecta a nuestra acción colectiva.

Así, nos hace falta cooperación a gran escala para reducir el consumo de agua (en un mundo donde su escasez aprieta cada vez con más fuerza), o si queremos rebajar las emisiones de gases “invernadero”.

Pero ¿cómo estimular la cooperación? La respuesta estándar de la cultura dominante es recurrir a mecanismos de coste/ beneficio, consiguiéndolo a través de incentivos individuales. Por ejemplo, cuando de ahorrar agua se trata, regulándolo con incrementos de precio.

Pero aquí topamos con varios problemas. Uno de ellos es lo que los economistas llaman “inelasticidad”, o respuesta débil frente a las variaciones de precios, cuando se trata de un bien de primera necesidad. California está padeciendo esta primavera una sequía extrema vinculada al calentamiento global, pero sus habitantes siguen gastando mucha agua aunque los precios aumenten bastante: de hecho un incremento del 10% en los precios sólo reduce el consumo de agua en un 2-4%.

Pero la investigación social muestra que, como tenemos una reputación que mantener y dependemos enormemente del juicio ajeno sobre nuestra conducta, hacer pública nuestra forma de proceder e informar sobre como actúan los demás, alcanza un notable éxito comparado con los mecanismos de coste/ beneficio.

El deseo de que los demás tengan buena opinión de mí (como un vecino que ahorra agua por el bien de la comunidad, pongamos por caso), a menudo pesa más que los incentivos materiales que se me puedan proporcionar.

Por ejemplo, una empresa con sede en San Francisco, WaterSmart Software, envía anuncios publicitarios que permiten a los propietarios de viviendas comparar su consumo de agua con el de sus vecinos. Esta sencilla medida ha conseguido disminuir el uso de agua entre un 2 y 5% –¡lo mismo que un aumento de precios del 10%!

(Extracto. Adaptación libre)


Fuente:http://www.eldiario.es/ultima-llamada/Homo-economicus-socialis_6_401469866.html

Imagen: economiaparatodos.net

Deja un comentario