"Quienes piensan que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero" Voltaire

La trampa de la mentalidad positiva

Marcos Roitman Rosenmann|1/03/2016

Cada día utilizamos cientos de veces la palabra Yo para designar estados de ánimo, afirmar nuestra identidad y expresar opiniones o sentimientos. Ya no se dice estoy cansado, viajaré en autobús,  caminaré o hablaré por teléfono. En su lugar se antepone la omnipresencia del yo, enfatizando el sentido individual de la existencia: Yo estoy cansado, Yo estoy contento, Yo iré al cine, Yo pienso hacer…

En la medida en que la economía de mercado avanza, la dominación ideológica del neoliberalismo se agranda. La separación de lo colectivo y lo privado se utiliza para facilitar el triunfo del individualismo. Todo ello recubierto de pragmatismo y de una nueva forma de pensar, basada en el pensamiento positivo. Aunque manda el sálvese quien pueda, el Yo va primero, por delante.

esoterismoguiablogspotcomEl pensamiento positivo funciona como una clase especial de autoengaño. Los problemas que padecemos ya no son sociales, sino individuales; mi problema es de actitud, y mía será también la culpa si no los soluciono con mentalidad positiva. No por casualidad proliferan los animadores empresariales, los gurús y entrenadores personales y, con ellos, los cursos para levantar el ánimo, tener éxito, ganar dinero y salir de la frustración y la mediocridad.

Si finalmente fracasas, no culpes a nadie, porque en tus manos está la llave para triunfar, hacerte millonario, conseguir fama internacional y superar todos los obstáculos que te presenten.

Si tienes cáncer, no sacarás nada enfadándote. Al contrario, agradécelo y siéntete contento porque eres un privilegiado. La enfermedad te permitirá vivir tu vida de manera diferente si la recibes como un don de dios. Igualmente, si te despiden (junto a otros muchos), no protestes, hagas huelga ni luches, y  acéptalo como una magnífica oportunidad que se te ofrece de mejorar y crecer profesionalmente.

Muéstrate siempre positivo y ten en cuenta que si te desahucian, te quitan tu casa, no puedes pagar la hipoteca o te echan con tus hijos a la calle, lo hacen por tu bien, para que tengas ocasión de mudarte de barrio, adquirir nuevas amistades, reiniciar tu vida y reinventarte personalmente.

Busca informaciones que te suban la moral, como que gana tu equipo o, como por ejemplo, que un niño salva a su perro de morir ahogado; que una mujer amamanta al bebé de su vecina; que un accidentado recobra el conocimiento tras años de estar en coma; o que la primavera se adelanta y los almendros están en flor más pronto este año.

Ten pensamientos alegres, placenteros, y no te preocupes por lo que pasa en el mundo o les sucede a los que te rodean. Desconecta. Evita malos rollos. Huye de las personas con desgracias que te pueden amargar la existencia. Y, si es tu esposa, pide el divorcio.

La gente tiene derecho a ser feliz; y como única responsable de todo cuanto le acontece, debe afrontar la vida en positivo para que su negatividad no le bloquee, así que, consume a tope, cultiva tu ego, no te muestres crítico, ni luches por cambiar el mundo y mejorar las cosas. Lo que sucede fuera de tí no te importa ni concierne en absoluto: todo está en tu interior y lo único que cuenta es cómo lo  experimenta y solventa tu fabuloso Yo.

Millones de parados, de desahuciados, de refugiados, de gentes sin trabajo, sin hogar e incluso sin país, sufren lo mismo que tú, pero precisamente por eso, con más razón aún debes mostrarte optimista y risueño, dándoles ejemplo, porque al neolberalismo se le derrota con optimismo.

(Extracto. Adaptación libre del texto de Marcos Roittman).


Imagen: esoterismo-guia.blogspot.com|prosperidaduniversal.org

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2016/02/28/opinion/018a1mun

Más información sobre el tema, en el libro Sonríe o muere, de Bárbara Ehrenreich, y en el video de ella: https://www.youtube.com/watch?v=CVMBljP80-4

Deja un comentario