"Fe es creer que no te engañan" Andrés Herrero

¿Quienes se han corrompido por encima de nuestras posibilidades?

Andrés Herrero|17/12/2014

la cronicaA estas alturas nadie duda ya de que han sido los parados, los pensionistas, los preferentistas y los desahuciados, los que han estado viviendo y robando por encima de nuestras posibilidades, endeudando salvajemente al país y llevándolo a la ruina.

Suya es la culpa por no haberse acogido de buena fe a la amnistía fiscal y pretender sobrevivir a base de economía sumergida y de chapuzas. Les cuesta aceptar que se rescatara a los bancos que crearon la crisis inundando el mercado de dinero fácil y barato, en vez de a ellos que no supieron invertirlo.

Aunque se nota que no entienden demasiado de macroeconomía, poco a poco se irán acostumbrando, como el burro a los palos. La revolución conservadora marcha a lomos de la regeneración y recuperación patrocinadas por el PP, y eso no hay quien lo detenga.

Las grandes fortunas y empresarios de nuestro país viven en un paraíso fiscal permanente. Pagar es cosa de pobres: algo que no va con ellos. Sólo los 2.000 millones de euros evadidos ilegalmente a Suiza por D. Emilio Botín – descubiertos gracias a una filtración del exterior, que no a una investigación patria -, le podían haber supuesto a nuestro ilustre prócer 5 años de cárcel y una multa de escándalo, pero en razón a su persona se le otorgó tratamiento vip, considerando su “olvido tributario” como un error involuntario, y no como un delito, permitiéndole regularizarlo a un irrisorio tipo impositivo del 10%, con el que salió limpio de polvo y paja como un gran señor.

Hasta la iglesia ha hecho voto de no pagar impuestos, lo que por supuesto no le impide reclamar ayudas públicas a diestra y siniestra, ni dejar de escriturar lo que se le pone a tiro, que aquí el que no defrauda, no mama.

Es pues sobre los sufridos ciudadanos de a pié, sobre los que recae todo el peso tributario, y tanto hemos prosperado en igualar las clases sociales, que España se ha convertido en el primer país desarrollado en el que los empleados ganan más que sus patronos, al menos desde el año “2009 en que los asalariados declararon de media 19.359 euros anuales de renta, frente a 8.275 euros de los empresarios” 1)Las rentas del trabajo ya superan el 80% del IRPF, P. G., 10.08.2012, publico.es, http://www.publico.es/dinero/440861/las-rentas-del-trabajo-ya-superan-el-80-en-el-irpf, lo que hará que, no tardando mucho, sean los trabajadores los que contraten empresarios para que puedan seguir creando tanta riqueza como hasta ahora.

Porque en España la mayoría de los grandes emprendedores viven de los contratos de estado y las privatizaciones, lo que hace que los delitos de cuello blanco alcancen entre nosotros un volumen cuarenta veces mayor que los robos ordinarios contra la propiedad, sin incluir entre éstos el precio de la luz y los rescates bancarios.

Donde estén los políticos, que se quiten los robagallinas. Hay que descubrirse ante su talento. Valen para todo. Cambian de ministerio como el que cambia de camisa. Inaugurar es lo suyo. Les da lo mismo una concelajía que una dirección general, siempre que haya presupuesto. Las elecciones son sus oposiciones, un momento especialmente duro, pero una vez aprobadas, se convierten automáticamente en intocables, dueños y señores absolutos de su cortijo, que no necesitan fichar, ni les pasa nada si faltan o se ausentan sin motivo de su puesto de trabajo, pudiendo compatibilizarlo además con sus negocios privados, viajar gratis en primera, ponerse el sueldo que deseen, etc., y todo ello sin control alguno, ni rendir cuentas a nadie, por cortesía del contribuyente. Ellos se lo guisan y se lo comen, autorregulándose con la misma pulcritud que lo hace el mercado.

Solo temen una comisión rogatoria o una imputación que corte su carrera, pero salvo esos pequeños gajes del oficio, después de los sobrecostes y mordidas, el enchufismo es su principal cometido.

anotacionessEn cuanto toman posesión ya pueden colocar, en calidad de asesores, contratados a dedo y cargos de confianza, a una interminable legión de parientes, deudos, allegados, socios, amigos y cofrades, en las miles de empresas, entes, organismos, instituciones y corporaciones, nacionales, autonómicas, provinciales, comarcales y locales, creadas adhoc de que tan bien surtidos y orgullosos estamos. Un parlamento no, diecisiete; un gobierno no, diecisiete; un instituto de meteorología no, diecisiete; un defensor del pueblo no, diecisiete; un tribunal de cuentas no, diecisiete. Todo a lo grande para estar cerca de la gente, aunque toquemos a polideportivo por habitante.

El vivo al chollo y el ciudadano al hoyo.

La corrupción va incluida en el sueldo. Tenemos más corruptelas por metro cuadrado que parados, lo mismo que somos el país con más aeropuertos sin aviones, autopistas sin tráfico, almacenes submarinos sin gas, museos cerrados, macroestaciones, expos, palacios de congresos y del deporte, ciudades de la cultura, del circo y de las artes, cajas mágicas, cúpulas del milenio (por el tiempo que costará pagarlos) y edificios ornamentales. Hemos erigido más monumentos que los faraones. Bienvenidos al Valle de los Pelotazos Autonómicos donde no hace falta esperar a la vida eterna para darse la gran vida en ésta.

Sorprende, sin embargo, que sean los caraduras que viven a todo ave y no se privan de ningún lujo, los que proclamen que tener pensión, sanidad, educación, servicios públicos, pensiones y salarios dignos, constituye un vicio que los ciudadanos no podemos permitirnos, porque no hay dinero para pagarlo. Que caprichitos los justos. Curiosamente los mismos personajes que nos han obligado a renunciar al estado de bienestar para conformarnos con uno de beneficencia, porque con los recortes que nos han aplicado, nos han hecho pasar en un santiamén de clase media a tercia.

Afortunadamente, como a caridad, buena voluntad y capacidad de sacrificio no nos gana nadie, en vez de comer en casa, nos alimentaremos de contenedor que resulta más económico. Y fuera convenios, que la precariedad es fuente de progreso, y en una economía de mercado como la nuestra, el despido no puede ser más caro que la langosta.

Ere que ere, estamos a punto de alcanzar el pleno desempleo.

El único a medida de nuestras posibilidades, si no nos excedemos, claro.


Versión actualizada del artículo titulado ¿Quienes han vivido por encima de nuestras posibilidades?, publicado originalmente en rebelión.org: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=156038

Imágenes: lacronicadesalamanca.com |anotacionesdepensamientoycritica.blogspot.com

References   [ + ]

1. Las rentas del trabajo ya superan el 80% del IRPF, P. G., 10.08.2012, publico.es, http://www.publico.es/dinero/440861/las-rentas-del-trabajo-ya-superan-el-80-en-el-irpf

Deja un comentario