"El que piensa con su propia cabeza, necesita maestros, no líderes" Andrés Herrero

Vientres de alquiler: fabricando bebés por encargo

Yolanda Martos bez.es|31/03/2016

meganotascomEn Francia, Suecia, Noruega, Alemania e Italia, el alquiler de vientres está totalmente prohibido; en Reino Unido, Bélgica y países Bajos, se permite el alquiler con carácter altruista y solo a compatriotas, pero el alquiler comercial es ilegal; y en Brasil se presta o subroga el vientre únicamente a familiares directos.

¿Quiénes subrogan la maternidad por dinero?

Dependiendo de lo que la persona interesada esté dispuesta a pagar, puede buscar ofertas en distintos países: Estados Unidos, Ucrania, Grecia, Rusia, Georgia, Kazajistán, Nepal, Camboya… naciones que permiten alquilar los vientres de sus mujeres a extranjeros, cosa que no hacía Grecia, pero que empezó a admitir, por la crisis, en 2014.

En la mayoría de países de Europa que lo autorizan, la madre gestante dispone de varios meses para pensarse si reclama a su bebé, mientras que en Estados Unidos la renuncia a él es total.

Alicia Miyares, doctora en filosofía, expone las razones que impiden, a su juicio, legalizarla:

“No se puede tomar el cuerpo de las mujeres como si fuera una máquina de fabricar hijos a gusto de quienes pagan. Es imposible aceptar esa compraventa porque niega a las madres gestantes su derecho a decidir si se quedan finalmente el bebé. Pensemos que cuando una mujer da a luz, no puede dar en adopción a su criatura al menos durante tres meses, lo que significa que podría arrepentirse durante ese tiempo, lo que no permite la subrogación comercial”.

Para evitar ese inconveniente, en estos momentos, las parejas que alquilan vientres buscan que la donante del óvulo, sea distinta de la madre gestante, para evitar un posible conflicto jurídico, porque si el material genético es de una y el embarazo de otra, la madre de alquiler tiene más difícil negarse a entregar el bebé a quien la ha contratado.

A los problemas de devolución de criaturas que han nacido con deformaciones, se suman los posibles efectos secundarios para las gestantes. “Para conseguir el embarazo – explica Maria José Alemany Anchel, profesora de la Escuela de Enfermería de la Fe, matrona y doctora en Historia – hay que suministrar una cantidad considerable de hormonas a la donante de óvulos y extraerle después un gran número de ovocitos de los cuales algunos se fertilizan y otros se congelan.

bebesymascomA las gestantes también se las hormona para que aniden bien los embriones, y se les implanta más de uno con el fin de tener mayores probabilidades de éxito. Está científicamente comprobado que esta sobrecarga hormonal conlleva náuseas, riesgo vascular e incrementa de manera considerable las posibilidades de desarrollar cáncer de ovario y de mama. De hecho, solo se permite alquilar el mismo vientre dos veces”.

En las ferias de vientres de alquiler donde se contratan, se supone que ambas partes aceptan las condiciones. Se ofertan distintos paquetes a las parejas para que puedan adquirir sus bebés en las mejores condiciones de precio y con el mínimo de complicaciones legales.

¿Cuánto puede costar un hijo? Las cifras oscilan desde los 50.000 euros a mucho más de 100.000 en función no sólo del país, sino porque a veces el embarazo fracasa y hay que repetir la implantación. En Estados Unidos, de los 100.000 dólares de coste, la madre gestante percibe aproximadamente alrededor de 10.000 si tiene gemelos, y sólo 600 si aborta al tercer mes; el resto se lo quedan los intermediarios.

“Sabemos – señala Alicia Miyares – que se firman condiciones de lo que tienen que hacer, evitar y hasta lo que deben comer. Si los padres son veganos, pueden exigir a la madre alquilada que siga una dieta vegana. Y cuantos más países entren a legalizar la subrogación comercial, más bajada de precios habrá y menos garantías para las gestantes y los embriones”.

La doctora Alemany entiende que el legítimo deseo de tener un bebe, no puede convertirse en un derecho: “quieren algo natural… ¿natural?… ¡Pero si está está todo medicalizado y comercializado!,  ¿y qué ocurre con el vínculo entre el embrión y la madre que tan importante es, se rompe?”.

Legales o ilegales, los vientres de alquiler forman parte del tráfico de humanos.

(Extracto. Adaptación libre)


Imágenes: meganotas.com|bebesymas.com

Fuente: http://www.bez.es/577318436/Lo-que-se-oculta-tras-los-vientres-de-alquiler.html

Deja un comentario