"Los mercados enseñarán a los ciudadanos europeos a votar bien" Günther Oettinger, Comisario UE

La inmigración es un arma cargada de veneno del capitalismo

Diego Fusaro, Herrero|27/08/2019

El capital disloca y socava las sociedades occidentales enviando a trabajar fuera a sus jóvenes, al tiempo que invade sus países con mano de obra extranjera de baja cualificación y cultura diferente.

Así es como consigue desarraigar y precarizar a todo el mundo, convirtiendo a los humanos en individuos narcisistas y egoístas, sin lazos sociales, dispuestos a ir detrás del empleo, como el burro detrás de la zanahoria.

La miseria y las guerras que asolan al Tercer Mundo obligando a huir a sus habitantes, forman parte de esa estrategia global dirigida a abaratar salarios y destruir las conquistas sociales del Primer Mundo.

El lucro manda y lo domina todo. Pese a todo el postureo, hipocresía y retórica humanitaria con que lo adornan, quien no sea rentable, perecerá. Compite o muere, esa es la ley del mercado.

El problema no son los emigrantes, más víctimas incluso que nosotros, sino algo que está mucho más arriba, que se llama explotación, desigualdad, y que promueve el capitalismo.


Imagen: elmanifiesto.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.