"Darle a algo un nombre diferente es suficiente para esconder la verdad y tergiversar la realidad" Julián Assange

Nuestros sentidos tecnológicos borran la frontera de lo verdadero y lo falso

Andrés Herrero|17/06/2020

El ser humano se fía de lo que le informan sus sentidos sobre lo que le rodea, y opera en base a lo que ellos le indican, y así lo ha venido haciendo desde que comenzó su andadura hace un millón de años. Pero ahora ha entrado en escena un nuevo agente: la tecnología, que se interpone entre sus sentidos y el mundo, condicionando su percepción de las cosas, lo que ha cambiado totalmente el panorama, dándole un giro radical.

Ya no vemos directamente con nuestros ojos, sino por los suyos, y como hemos perdido esa inmediatez, cada día nos cuesta más reconectarnos con nosotros mismos.

En el tratamiento histórico que la tecnología ha venido haciendo de imágenes y sonidos, podemos distinguir tres fases:

  • Inicial: de captura y reproducción mecánica
  • Intermedia: de modificación y manipulación digital
  • Avanzada: de creación y recreación empleando inteligencia artificial

La historia de la fotografía empezó oficialmente el año 1839, con el daguerrotipo que recogía la imagen sobre una placa de cobre plateado, y la del cine se inició el 28 de diciembre de 1895, cuando los hermanos Louis y Auguste Lumière realizaron una proyección pública de imágenes en movimiento dando origen a la primera película conocida. Después del cine mudo, apareció el sonoro; y al cine en blanco y negro, siguió el de color.

Los microscopios nos permiten penetrar en el corazón de la materia, en lo infinitamente pequeño, y los telescopios adentrarnos en lo inmensamente grande, aquello que tampoco podemos abarcar con nuestros órganos visuales, debido a su tamaño y distancia.

Por su parte la tecnología digital comenzó a finales de los años 1950, reemplazando y tornando obsoletas en buena medida las tecnologías anteriores, analógicas, mecánicas y electrónicas. El ordenador personal apareció en la década de los 70 e internet se popularizó a partir de los 90 del siglo pasado.

Hoy día en que todos poseemos teléfonos móviles contamos también con cámaras y micrófonos. A ello se añaden una variedad de sensores, de movimiento, de velocidad, de distancia, de orientación, de posicionamiento, de esfuerzo, ritmo cardíaco, etc., que nos aportan información que no podemos obtener por nosotros mismos.

Actualmente, los programas de diseño y edición de imágenes por ordenador, permiten retocar fotografías, introducir o quitar personas u objetos en ellas, modificar entornos y formas, cambiar aspectos como el color, la luz, el brillo, incorporar efectos… Pepe Mújica llevando un bolso de Chanel constituye un ejemplo perfecto.

Pero la inteligencia artificial ha ensanchado aún más el campo. Analizando la obra de un artista es capaz de encontrar e identificar patrones creativos, y de pintar cuadros, componer música o escribir textos como lo haría su autor, sin que nos demos cuenta del fraude o podamos distinguir el producto tecnológico del humano, y lo real de lo inventado.

La inteligencia artificial ha conseguido recomponer los rasgos y el aspecto de una persona a partir de su cráneo, y hasta imitar la voz de falsete del dictador Franco: https://mundo.sputniknews.com/tecnologia/202006051091662300-franco-vuelve-a-hablar-45-anos-despues/

En un futuro próximo las inteligencias artificiales manufacturarán obras autónomas de su propia cosecha con valor científico y artístico, aunque el mérito pertenezca también, al menos en parte, al programador de su algoritmo.

El mayor problema con que nos encontramos no son pues las noticias falsas, sino que la mayor parte de nuestras experiencias nos llegan por vía tecnológica, y por tanto son elaboradas, por lo que constituye un ejercicio de prudencia, desconfiar del mundo virtual que nos cuelan por nuestros ojos y oídos nuestras pantallas de televisión, ordenador, salas de cine, etc., teniendo en cuenta que, a pesar del parentesco que sin duda guarda con la realidad, cualquier parecido con ella es mera coincidencia.


Publicado nen infolibre: https://www.infolibre.es/noticias/club_infolibre/librepensadores/2020/06/21/nuestros_sentidos_tecnolo_gicos_borran_frontera_verdadero_falso_107964_1043.html

Imágenes: yorokobu.es|gadgetscuriosos.com|siacardio.com|facebook

 

One Response to Nuestros sentidos tecnológicos borran la frontera de lo verdadero y lo falso

  1. Pedro says:

    Publicado en el facebook de Alternativa Ciudadana Progresista

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.