"Solo hay dos tipos de economistas: los que se dedican a hacer más ricos a los ricos y los que intentamos hacer menos pobres a los pobres" José Luis Sampedro

Testimonio de la devastación provocada por el huracán Irma en el Caribe

Alfonso Alba|11/09/2017

El día  6 de septiembre el huracán Irma, de categoría cinco, con vientos de 300 kms. por hora, arrasó la isla caribeña de San Martín junto con las de San Bartolomé, Barbuda y Antigua, desde donde pasó a Puerto Rico, Bahamas y Cuba.

“Estamos vivos hoy, pero si no nos sacan de aquí, no sé cuánto vamos a aguantar. La calle es la guerra. La gente se mata a tiros, a cuchillazos, por una botella de agua, por un trozo de pan, por una caja de conservas… La gente está desesperada. No hay comida, no hay agua, no hay gasolina. Solo les queda matarse entre ellos” informa Sara Cerezo  una española de 27 años, desbordada por una situación que se agrava minuto a minuto, y que no es menos terrible ahora que cuando le alcanzó el huracán llevándose por delante todo lo que encontraba a su paso.

Odontóloga de profesión, Sara vive y trabaja en Saint Martin, una isla paradisíaca situada entre el Caribe y el Atlántico que ha resultado totalmente devastada. Su casa está destrozada, así como el 95% de la isla, y asegura que “hay miles de muertos”. Los bomberos ya han recogido más de 400, aunque oficialmente solo se reconocen 10 víctimas mortales.

A Sara le tiembla la voz mientras habla desde las ruinas de lo que fue su casa. Ella, junto con un grupo de supervivientes, se han refugiado en la de un amigo cuyo techo resistió el vendaval. “Mi casa explotó”, recuerda. “estuvimos dentro ocho horas hasta que conseguimos salir. No sé ni cómo lo logramos”, asegura.

Aunque aún tiene comida y agua, porque se preparó para la llegada del huracán, la situación en la calle es muy peligrosa.  “No queda nada en pié, está todo lleno de cadáveres que flotan en las calles, en el mar, en todos los sitios”, señala, al tiempo que urge al Ministerio de Asuntos Exteriores a que los evacúen lo antes posible, porque “ya no hay riesgo de huracán”.

En la isla viven unas 40.000 personas y hay al menos una treintena de españoles con los que Sara está tratando de contactar. De momento, se halla a la espera de la respuesta del ministerio, mientras las autoridades tratan de hacerse con el control y garantizar la seguridad de la isla.

(Extracto. Adaptación libre)


Imagen: lanacion.com

Fuente: http://cordopolis.es/2017/09/10/una-cordobesa-atrapada-en-saint-martin-tras-irma-hay-que-sacarnos-de-aqui-esto-es-la-guerra/ 

https://actualidad.rt.com/actualidad/249668-espanola-pide-ayuda-isla-san-martin

 

Deja un comentario