"La moral del capitalismo: lo que es bueno, triunfa; lo que triunfa, es bueno" Guy Débord

Varoufakis ministro de Economía: Si Grecia no crece, un Gobierno de Syriza no pagará la deuda

Irene Hdez. Velasco elmundo.es | 01/02/2015

bbccoukEntrevista con Yanis Varoufakis, profesor de Economía en la Universidad de Atenas y en la Universidad de Texas, pocos días antes de que Syriza ganara las las elecciones generales y se convirtiera en ministro de Economía griego.

Los últimos datos muestran que la economía griega está creciendo. ¿Las medidas de austeridad dan resultado?
No, para nada. Grecia está en plena depresión. Los que dicen que está saliendo de la crisis tratan simplemente de comerle el coco a la gente con propaganda barata. Habrá oído que en Grecia el Producto Interior Bruto (PIB) real dejó de caer por primera vez en el cuatro trimestre, que subió un 0,7% y que aunque sea un crecimiento pequeño se ha invertido la tendencia. Hay que ser un analfabeto económico para tragarse esa trola. El PIB real es un cociente con un numerador y un denominador. En el numerador se anotan los ingresos en euros, y en el denominador los precios medios. En los años de inflación, si los ingresos aumentan por ejemplo un 10% pero los precios también suben un 10% no hay crecimiento. Pero en periodos de deflación las cosas funcionan de otro modo. En ese cuarto trimestre los precios han bajado un 1,8%. Y al ser el denominador negativo, el resultado sale positivo, por lo que figura que el PIB real ha aumentado un 0,7%. Pero lo cierto es que los ingresos también han caído, así que no ha habido ninguna recuperación.

Pero el pueblo griego se beneficia de precios más bajos…
Eso no importa. El asunto importante aquí es la deuda. Y la deuda no baja cuando bajan los precios, al revés: sigue subiendo porque simplemente se acumula y los intereses siguen corriendo. Así que tenemos menos euros y más deuda. Estábamos en bancarrota y ahora lo estamos aún más. Lo que ha ocurrido en Grecia es que los precios han caído más rápidamente que los ingresos. Ya ocurrió en EEUU en 1932, fue la Gran Depresión. Pero la UE, en lugar de admitir la realidad, ha decidido vendernos que es un éxito en una perversa distorsión de la verdad.

¿Con qué objetivo?
El objetivo sois vosotros, los españoles. Vosotros sois las próximas víctimas de esta mentira. Ya sabe usted lo que está pasando en Grecia: éste es un país que está sufriendo salvajemente, que está pasando una crisis humanitaria bestial. Y los siguientes seréis vosotros.

¿De verdad cree que España va a acabar como Grecia?
Absolutamente. Esta crisis es exactamente igual en España, en Grecia, en Irlanda… es el resultado de una mal diseño de la Eurozona. Grecia colapsó primero, pero si no hubiéramos sido nosotros habrían sido España o Irlanda y el efecto dominó se habría repetido igual. Cuando en 2010 nos declaráramos en bancarrota nos dieron el préstamo más grande de la historia a condición de que redujéramos nuestros ingresos. No es necesario ser economista para entender que eso no funcionaría: si uno está en bancarrota significa que sus ingresos no son suficientes para pagar sus deudas, y si para tratar de solucionarlo se le da un préstamo que lo que hace es aumentar su deuda y a condición encima de reducir aún más los ingresos, es imposible. Un niño de ocho años entiende que es un acto criminal.

¿Y entonces por qué cree que decidieron aplicar esas medidas?
No porque sean tontos, como creen algunos. Fue un ejercicio de cinismo y antieuropeísmo absoluto, para tomar las pérdidas de los bancos y hacerlas recaer sobre los ciudadanos europeos; para salvar a los bancos a expensas de los contribuyentes. Y el cinismo llegó al grado de hacer pasar eso como un acto de solidaridad. Pero en Grecia vamos a tratar de formar un Gobierno que diga basta. No por nosotros, sino por Europa. Porque los únicos que se benefician de todo esto que está ocurriendo son los neonazis griegos y el Frente Nacional de Le Pen. Somos la última oportunidad de Europa.

Pero si, como dice, a los dirigentes europeos no les ha importado llevar a buena parte de sus ciudadanos a la ruina, provocar hambre y suicidios para salvar bancos, ¿cambiarán sólo porque en Grecia vaya a gobernar un partido de izquierda radical llamado Syriza?
No, van a tratar de resistirse, por supuesto. Por suerte, en la UE existen instituciones que nos permiten maniobrar. Pero sobre todo lo que haremos será lanzar propuestas pro europeas en dirección contraria de las políticas actuales y que lleguen a los votantes. Los políticos que tenemos van tan a lo suyo, que si ven que su electorado cambia, ellos también cambiarán. Y en última instancia podremos hacerlo porque tenemos poder. Si uno tiene una deuda con un banco de 10.000 euros no tiene ningún poder, pero si debe 320.000 millones sí que lo tiene.

¿Se trata entonces de tirarse un farol, de amenazar con no pagar la deuda para forzar un compromiso?
No, para nada. Yo no hablo de faroles, hablo de no movernos ni un milímetro de nuestras posiciones. Si quieren me podrán matar, pero yo no me voy a mover. Imaginemos que soy el próximo ministro de Economía griego: en junio nos tiene que llegar un préstamo de 7.000 millones de euros de nuestros socios europeos. ¿Y para qué es ese dinero? Para dárselo al Banco Central Europeo (BCE).

En 2010 Trichet, el peor presidente de un banco central que haya existido nunca sobre la faz de la tierra, compró millones de euros de deuda griega, de bonos del Gobierno. Nosotros los griegos no le pedimos que lo hiciera, lo hizo pensando que así salvaría a Grecia y fracasó. Fracasó porque fue estúpido: anunció a los mercados los millones que pensaba gastarse, lo que equivalió a hacer un llamamiento a los especuladores para que apostaran contra él. El caso es que compró esos bonos, y esos bonos vencen en junio.

Si no los hubiera comprado, su valor se habría reducido drásticamente en un 90%. Pero eso no pasó, y ahora tenemos que pagar por sus errores. El BCE sabe que no tenemos ese dinero, así que nos obliga a tomarlo prestado de los alemanes, de los españoles… y del propio BCE para dárselo al BCE. Si yo en ese momento soy ministro de Economía les diré que me asesinen si quieren, que maten a mis hijos, pero yo no pienso hacer eso.

Pero eso significa que Grecia no cumplirá los compromisos que ha adquirido…
Mire: los griegos no nos van a votar para que cometemos los mismos estúpidos errores que han cometido los gobiernos precedentes. Hay que romper esa lógica.

¿Qué hará en concreto si se convierte en ministro de Economía?
No buscamos una confrontación, ni hacer las cosas unilateralmente, queremos actuar en colaboración con nuestro socios europeos. Lo primero que haremos será tomarnos tiempo: nos están presionando con que después de las elecciones disponemos de siete días para firmar todo. No vamos a firmar nada deprisa y corriendo. Pediremos dos semanas, algo bastante razonable. Después llevaremos nuestras propuestas al Eurogrupo, al Ecofin y al Consejo Europeo, y nuestras propuestas incluirán en primer lugar encarar inmediatamente la crisis humanitaria.

periodismoalternativocomNo podemos permitir que haya gente durmiendo en la calle, gente que se va a dormir con hambre. El dinero que hay que destinar a eso es minúsculo en comparación con los miles de millones que estamos destinando al BCE. Y luego haremos propuestas específicas para reducir la deuda griega minimizando los daños a nuestros socios europeos. Europa está pagando enormes sumas por nuestra deuda, el trabajador medio alemán hace bien en estar enfadado por todo el dinero que le toca pagar. Cada pocos meses necesitamos dinero fresco de Europa para sostener una deuda que es insostenible, así que haremos propuestas para reducir esta deuda de manera que Grecia pueda respirar de nuevo y a la vez aliviar el peso de esa deuda en el ciudadano medio europeo.

¿Está hablando de que se condone a Grecia parte de su deuda? ¿o pedirán que se amplíe el plazo del que Grecia dispone para pagarla?
No. Yo no creo que un problema se arregle prolongándolo, se arregla resolviéndolo.

Pues ya me dirá usted lo qué van a hacer…
A nuestros socios europeos les debemos 280.000 millones de euros. Pues bien: emitiremos nuevos bonos por esa cifra, con exactamente el mismo calendario de pagos que ahora mismo habíamos acordado pero ligado al crecimiento del PIB nominal, no al real. El Fondo Monetario Internacional y el BCE aseguran que nuestro PIB nominal crecerá un 7% al año en los próximos 20 años. Si es así, devolveremos el dinero que nos han dejado. Pero si el PIB nominal crece entre el 5 y el 7%, pagaremos un tercio del dinero que nos hemos comprometido a pagar. Y si está por debajo del 5% no pagaremos nada ese año. En 2038 esos bonos expiran, y lo que hayamos podido pagar lo habremos pagado y lo que no, no.

Se trata de condicionar el pago de la deuda a la marcha de la economía real. Y también haremos reformas, porque Grecia necesita muchas reformas. Pero no haremos las reformas que nos manden en una lista desde Washington o Fráncfort, y que básicamente consisten en destruir el empleo, en crear una nueva forma de esclavitud en Grecia a base de flexibilizar el trabajo para tener gente que trabaja por casi nada.

¿Y si Bruselas se planta y les invita a marcharse de la Eurozona, a volver al dracma?
Si hicieran eso significaría que tiene un muy pobre concepto de la democracia… Si el estado de Texas, donde llevo viviendo los últimos tres años, tuviera -como de hecho tiene- una postura diferente respecto a lo que el Banco Central de Estados Unidos debe hacer, a nadie en Washington se le ocurriría expulsarlo de Estados Unidos.

El que se nos pase por la cabeza algo así ya indica el nivel de perversidad que domina en Europa. Somos un partido de izquierda radical, pero nuestras propuesta son razonables. Si Europa no quiere mantener una conversación racional con nosotros y se empeñan en seguir negando el desastre, allá ellos: que destruyan Europa como ya han contribuido a destruirla dos veces en los últimos cien años. Pero no será ya nuestra responsabilidad.

Si Syriza no consigue la mayoría absoluta y necesita pactar con algún otro partido para formar Gobierno, ¿tendrán fuerza suficiente para plantarse ante Europa?
Esa es una gran preocupación que tenemos. Pero no somos gente sedienta de poder. Si tenemos que pactar con partidos que están en contra de lo que defendemos, si lo que pretenden es que hagamos lo que han estado haciendo los anteriores Gobiernos griegos, yo prefiero estar en la oposición.

¿Cómo analiza el ascenso de Podemos en España?
Es una enorme esperanza. Los políticos españoles están asustados, y su miedo es precisamente mi esperanza. Son un puñado de cínicos a los que no les importa nada la verdad ni Europa. Cuando ven partido como Syriza, Podemos o Sinn Fein en Irlanda subiendo, cuando ven las discusiones que se están abriendo en el Partido Socialista en Francia, les entra miedo. Y está muy bien que les entre, porque aquellos que han estado engordando esta mentira colosal van a perder el poder.

(Extracto. Adaptación libre)


Imagen: bbc.co.uk|periodismo-alternativo.com

Fuente: http://www.elmundo.es/internacional/2015/01/21/54beac26e2704edf628b457d.html

Deja un comentario