Después del «derecho a decidir lo que sea», no hay ninguno más importante que el derecho a divertirnos.

Sólo que, del pan y circo, nos hemos quedado con el circo.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad