La cuarentena es el castigo por nuestros pecados, pero en aislamiento o no, resulta duro ser uno mismo.

Tanto, que no sé si compensa.

 

 

 

 

 

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad