Sabio es el que conoce a los demás.
Iluminado el que se conoce a sí mismo.

Fuerte el que vence a los otros,
Poderoso el que se vence a sí mismo.

Rico el que conoce la alegría,
Hombre de voluntad, el que se mantiene en su camino.

Sé humilde y permanecerás íntegro.
Inclínate y permanecerás recto.

Vacíate y permanecerás lleno.
Gástate y permanecerás nuevo.

El sabio no se exhibe y por eso brilla.
No quiere destacar y por eso destaca.

No se aprecia y por eso es apreciado.
Y porque no compite, nadie en el mundo
puede competir con él.


Imágenes: La Mirada de la Responsabilidad Extrema|PsicoActiva.com

Fuente: https://astillasderealidad.blogspot.com/2018/06/la-esencia-del-tao.html

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad