Después de Corea, le tocó el turno a Vietnam, y ahora se ceba con Oriente Medio. El negocio de la guerra no puede parar.

Así ha quedado la región tras las sangrientas invasiones democratizadoras  llevadas a cabo por USA en Irak, Afganistán y Siria (aquí perpretada a través de dos creaciones suyas: El Estado Islámico y los «rebeldes moderados»):

El suculento botín salta a la vista: cientos de miles de víctimas, millones de refugiados que lo han perdido todo obligados a exiliarse para no ser aniquilados, ciudades destruídas, países arrasados, conflictos religiosos y divisiones territoriales en estados que antes eran laicos y estaban unidos… sociedades devueltas a la Edad Media.

Lo que empezó con la mentira de «la existencia de armas de destrucción masiva», ha seguido con la misma tónica, vendiéndole la moto a la opinón pública. Como no podía ser de otro modo.


Idea e Imagen: Astillas de Realidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad