Todas las religiones tropiezan con el problema de los Absolutos.

Inevitablemente cada atributo divino, por el hecho de ser absoluto, se estrella y resulta incompatible con otro.

Un ejemplo: si Dios fuera Omnipotente no podría ser Inmortal, porque siendo Omnipotente se podría suicidar, pero entonces no sería Inmortal y Eterno. Y así hasta el infinito.

Se pilla antes a un creyente que a un filósofo.

 


Imagen: Fb/sociedadefilosofíaaplicada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad